Ni gloria, ni patria


Durante un partido del Mundial de fútbol que se juega en Brasil, un tipo mordió a otro. Sí; un tipo mordió a otro y por ello fue severamente castigado por el organizador, la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA).

El que el ser humano mordedor fuera uruguayo generó una irritación del “pueblo futbolero charrúa” con la FIFA. Bares, veredas, esquinas, oficinas, salones, peluquerías, bocas de pasta base: cualquier lugar con oxígeno fue sede de extensas y acaloradas discusiones acerca de la “injusticia” del organismo para con nuestro compatriota.

Sigue leyendo