Ni una sola nube en el cielo (Tercera parte)


III

Caminamos durante una hora. Después de varios minutos en silencio, comenzó a asentir con la cabeza como si se hubiera convencido profundamente de algo que llevaba madurando en su mente un largo tiempo.

Sigue leyendo

Ni una sola nube en el cielo (Segunda parte)


II

– ¿Recuerdas cuando te trajeron aquí? – preguntó.

– Sí, el 21 de junio del 2049 – dije – Era un lunes.

– ¿Y recuerdas lo que me dijiste aquella noche?

Sigue leyendo

Ni una sola nube en el cielo (Primera parte)


I

Levantó un brazo y señaló un punto en el cielo azul.

– La nave continúa allí, ante nuestros ojos las veinticuatro horas, como un recordatorio permanente de su presencia entre nosotros. Seguramente recuerdas el día de su llegada, ¿verdad?

Sigue leyendo

Premio The Versatile Blogger Award


En muy poco tiempo, y habiendo hecho muy poco mérito para ello, recibo el tercer galardón de manos de un colega blogger. En este caso se trata de The Versatile Blogger Award, un reconocimiento de y para internautas que me llena de orgullo y me impulsa a continuar en esta senda de… de… bueno, a continuar. Sigue leyendo

Nominado al premio Dardos


Después de lo expuesto en mi post sobre The Cracking Chrispmouse Bloggywog Award -sí, el del logo que parece sacado de un PowerPoint navideño-, no hay mucho que pueda decir acerca de los premios y distinciones del Universo blogger. No termino esta semana más rico que cuando la inicié, pero sí mucho más contento. Sigue leyendo

Un sueño de más


“Cuando nos despertamos del más profundo sueño, rompemos la telaraña de algún sueño. Y, no obstante, un segundo después es tan delicado este tejido, que no recordamos haber soñado”

Edgar Allan Poe, “El pozo y el péndulo”

Tengo un sueño recurrente, que no consigo arrancar de mis noches. Apoyo la cabeza en la almohada y sé que entraré en él en cualquier momento. A veces se presenta enseguida, otras cuando creo que ya no vendrá. Pero siempre lo hace. Sigue leyendo

Premio The Cracking Chrispmouse Bloggywog Award


Esto de sentarse-frente-a-la-computadora-a-escupir-cosas-en-forma-de-palabras-para-que-alguien-ahí-afuera-las-lea que algunos llamamos “bloguear” representa un verdadero desafío. Y también puede ser muy reconfortante.

El éxito del blogger se basa -en gran medida- en la reciprocidad. ¿Quiero obtener algo? Entonces debo dar algo a cambio. Si nos ponemos espirituales, podríamos hablar de “generar un buen karma”. Sigue leyendo