La chispa adecuada

Iniciar algo es muy sencillo. No es necesario siquiera pensar, alcanza con hacerlo y está hecho. Es suficiente con dar un paso para empezar a correr, pero es preciso seguir el ritmo si se quiere llegar a alguna parte.

Estar motivado es algo único. La adrenalina que genera la motivación, el cúmulo de sensaciones que despierta el tener ganas de hacer algo, son cosas pasajeras. Efímeras. Caeré en el cliché de incluir las palabras “inspiración” y “transpiración” en la misma frase para decir que, por más que suene trillado, ambas cosas son necesarias.

Hace unas horas una persona muy importante para mi me preguntó cuántos blogs llevaba empezados. Tuve que ser sincero, más conmigo mismo que con ella. Este es el cuarto blog que empiezo, y es el primero al que he tenido la osadía de bautizar con mi nombre. Es, también, el primero que siento la necesidad de mantener y en eso estoy.

Granos de motivación

La motivación es escurridiza. Creo que todos nos hemos sentido iluminados por una idea maravillosa, inspiradora y reveladora, algo que nos ha hecho sentir que podemos alcanzar lo imposible, para luego experimentar el típico bajón posterior a un estado de excitación.

El tiempo es un enemigo de temer. No solamente porque construye ese camino que nos  lleva inexorablemente a lo que haya más allá, sino porque también contribuye a diluir el entusiasmo inicial. El resto lo hacemos nosotros, al desarrollar un hábito tan perjudicial como común como lo es la procrastinación.

La fuerza de la postergación es tan poderosa como la del entusiasmo, pero tiene en el tiempo a un aliado feroz. Aún así, no me cabe la menor duda de que nuestros peores enemigos residen en nosotros mismos, y que cada vez que abandonamos un proyecto no debemos buscar culpas afuera de nuestro propio ser.

Perdónenme la comparación insulsa, pero la motivación es como granos de arena. Pretender seguir únicamente con el impulso del entusiasmo inicial es como querer tomar un puñado de arena y mantenerlo íntegro en nuestras manos: una labor imposible. Sin embargo, existen varias formas en que podemos hacernos de un buen montón de arena  sin perder ni un solo grano.

Cómo mantener la motivación

Antes de que leas los siguientes párrafos, debo advertirte que no soy ningún experto. Si leíste atentamente las líneas previas (o vas a hacerlo ahora para ver si te perdiste de algo interesante*), te enteraste que este es mi cuarto blog. Es decir, que no soy un gurú de la motivación, pero sí hay algunas cosas que -de un tiempo a esta parte- me vienen funcionando relativamente bien.

1. Hacé algo que te guste

Esta es, probablemente, la mejor manera de estar motivado. Es, también, una de las más difíciles: el mundo laboral no es lo que se dice “justo” o “complaciente”, y muchas veces nos vemos obligados a hacer cosas que no nos resultan particularmente agradables.

Si amás tu trabajo, bien por vos; si sos uno más de los que detesta lo que hace, tomate tu tiempo para hacer algo que te guste. Aunque sea media hora diaria, dedicá parte de tu día a una actividad reconfortante: correr, leer, escribir, fotografiar, lo que sea que te haga bien, va a darte una dosis de motivación importante.

2. Establecé un desafío

Uno de los principales problemas para los que quieren mantener la motivación es vencer sus trabas internas. El desanimo al poco tiempo de iniciar un proyecto, el pesimismo, la sensación de que nos estamos esforzando para no lograr nada: yo he estado ahí y seguramente vos también.

De un tiempo a esta parte me he establecido dos grandes desafíos: salir a correr y llevar este blog. Reconozco que he desatendido ambos retos, pero entiendo que este reconocimiento (lejos de ser complaciente) es todo un logro. Como dicen: el primer paso para solucionar un problema es aceptarlo.

Tener una meta clara puede ayudarte a mantener la motivación. Pensá en algo realista, que puedas conseguir y trazá un plan que te ayude a lograrlo.

3. Evaluá los resultados

Mantener la motivación es mucho más sencillo cuando vemos que nuestras acciones dan resultado. Si corremos y vemos que llegamos cada vez más lejos, si escribimos y notamos que las palabras y las ideas surgen con más facilidad, entonces debe ser más fácil estar motivado para seguir, ¿no?

Para lograr resultados positivos, la planificación y la elección de las metas es fundamental. Como decía líneas arriba, las metas deben ser realistas y debemos pensar cómo vamos a lograrlas.

En mi caso, ver cómo soy capaz de sentarme y escribir un post de más de mil palabras de un tirón es un buen resultado a corto plazo. Ver cómo el blog se posiciona en Google es otro (si todo sale bien, voy a hacer un post sobre esto).

4. Elegí la energía positiva

Personalmente, he descubierto que orientarme hacia cosas negativas no solamente no me ayuda a mantenerme motivado, sino que además me hace vivir en un estado de estrés totalmente perjudicial. Claro que hay una diferencia entre elegir metas negativas y canalizar la energía negativa que muchas veces nos embarga: la línea es muy sutil pero debemos ser capaces de reconocerla.

Enfocar nuestros pensamientos en cosas positivas y buscar resultados favorables para uno (y no perjudiciales para otros), puede ayudarnos a estar motivados por más tiempo. En mi caso funciona.

5. Buscá lecturas que te motiven

Conocer las historias de otros puede resultar extremadamente inspirador o profundamente deprimente, lo admito. Pero la elección es tuya. Nosotros decidimos cómo nos afecta todo aquello que nos rodea, estoy plenamente convencido de ello. Si querés estar motivado, entonces, saber que otras personas pasaron por lo mismo antes que vos puede ayudarte.

Para bien y para mal, Internet es una fuente de textos inspiradores. Dentro de tanto blog de motivación y superación personal, encontré uno que me resulta particularmente interesante: está escrito en inglés por un blogger rumano y es una de las lecturas que me ha llevado a iniciar este camino.

6. Hacelo por vos

Buscar el éxito por el éxito mismo o por demostrar algo a los demás puede llevarnos rápidamente a una depresión, y no es broma: siempre vamos a encontrar a alguien que tenga más dinero que nosotros, que llegue más lejos que nosotros, que escriba mejor que nosotros.

Si intentás mantener tu motivación demostrándole algo a alguien, que sea a vos mismo.

7. Limpiá tu casa

Mi suegra dice que ninguna casa está limpia si la cama no está hecha. No sé si esta afirmación penetró en lo más profundo de mi mente o si simplemente es la más pura verdad, pero creo que tiene razón.

Limpiar mi casa es una forma de limpiar mis pensamientos y se me hace algo así como regar una planta: en el momento en que le echamos agua quizás no notemos nada, pero cuando las hojas surgen verdes y llenas de vida vemos que esa acción hizo una diferencia.

8. Si tenés ganas de hacer algo, hacelo. Ya.

Si encontraste tu chispa, entonces es hora de hacer arder cosas. Si te llegó la inspiración, si tuviste ese momento revelador e iluminador, si sentiste la claridad que muchas veces te falta, no lo dudes. Hacé lo que tengas ganas de hacer, da el primer paso, pero no dejes de hacerlo.

Yo ya dí mi primer paso. Varias veces. Ahora me toca aprender a seguir andando.

Hasta la vuelta.

* N.R.: Debo advertirte que no, pero probablemente sea demasiado tarde.

Anuncios

2 pensamientos en “La chispa adecuada

  1. REALMENTE ME EMOCIONA Y ME HACE INMENSAMENTE FELIZ..LA MIRADA POSITIVA, LA VOLUNTAD DE PASO A PASO, SIN PRISA Y TAMBIEN SIN PAUSA..LLEGO TU MOMENTO.. SEGUI FIEL A TU INTUICION..LA VIDA ES HERMOSA…

    • Me emociona y me hace inmensamente feliz compartir estos pensamientos y emociones lindas con gente que quiero. Agradezco enormemente, hasta el fin de los tiempos y más allá, cada palabra de aliento que me has dado y que me das.

      Estoy tratando de escuchar a esa voz que me dice qué hacer y qué no… Así que espero que tenga algo de razón.

      Beso.

Me interesa saber qué pensás. Sí, eso también.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s